Latinoamérica avanza en la regulación de emisiones de equipos de construcción

En los últimos años, la preocupación global por el medio ambiente ha llevado a diversos países a implementar regulaciones más estrictas en cuanto a emisiones contaminantes. Latinoamérica no es la excepción, y varios de sus países están avanzando en la regulación de emisiones de equipos de construcción móviles.

Chile: un paso adelante en la regulación de emisiones

Uno de los países que más avances lleva en esta materia es Chile que desde el pasado 21 de octubre ha implementado una nueva norma que exige tecnología Stage IV para los equipos importados al país. Esta regulación, elaborada por el Ministerio del Medio Ambiente, fue publicada en 2021, pero se otorgó un período de adaptación de 24 meses para su plena implementación.

“Esto quiere decir que desde ese día todo equipo, nuevo o usado que sea importado al territorio chileno deberá cumplir con esta nueva normativa”, señala Nancy Manríquez, jefa de sección fuentes móviles de la división calidad del aire del ministerio del Medio Ambiente de Chile. Esto consolida a Chile como líder regional en la regulación de maquinaria, al mantener estándares ambientales notoriamente elevados en la región.

Según las estimaciones, se espera que esta normativa tenga un impacto considerable, con reducciones proyectadas del 51% en las emisiones de material particulado fino (MP2,5) y del 55% en las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) para la maquinaria fuera de ruta en 2030, en comparación con un escenario sin la implementación de la regulación.

Para garantizar una implementación efectiva, la normativa se aplica a la maquinaria equipada con motores diésel que tienen una potencia neta instalada igual o superior a 19 kW e inferior o igual a 560 kW, excluyendo a los tractores, cuyas exigencias comenzarán el 21 de octubre de 2024, 36 meses después de su publicación en el Diario Oficial. Todos estos vehículos deberán cumplir con los estándares Stage IV o V, o normas equivalentes.

Es importante destacar que esta iniciativa no solo cumple con los compromisos nacionales, sino que también desempeña un papel fundamental en la meta internacional de reducción de carbono negro, establecida en la Contribución Determinada a Nivel Nacional (NDC, por sus siglas en inglés).

LEE ESTO: Se lanzó tercera etapa de urbanización Arenas de San Antonio en Lima Sur

Para garantizar el cumplimiento de este requisito, los importadores deberán presentar al Servicio Nacional de Aduanas un comprobante emitido por el Sistema de Seguimiento Atmosférico (SISAT) de la Superintendencia del Medio Ambiente. Este documento confirmará la presentación del certificado de cumplimiento de emisiones correspondiente al tipo o familia de motor de la maquinaria móvil importada, acreditando los límites máximos de emisiones.

Colombia: en poroceso de estandarización

Colombia también ha implementado una serie de políticas públicas significativas. Consciente de los desafíos ambientales actuales, el país ha adoptado estándares internacionales para reducir las emisiones nocivas de vehículos y maquinaria.

Desde el 31 de diciembre de 2022, Colombia inició la transición hacia estándares más limpios con la adopción de la norma Euro 3, aplicada a motocicletas, triciclos, cuadriciclos y similares. Esta normativa es un paso crucial en la reducción de la contaminación urbana, pues estos vehículos constituyen una parte considerable del parque automotor y son fuentes significativas de emisiones en las ciudades.

Al inicio de este año, se dio un salto cualitativo con la implementación de la norma Euro VI para vehículos diésel de carretera, una medida que promete reducir drásticamente las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) y partículas finas, ambas vinculadas a problemas respiratorios y ambientales. Asimismo, en agosto recién pasado, también comenzó a exigir que los motores a gasolina de vehículos de carretera cumplieran con la norma Euro 4.

Sin embargo, el avance más significativo está previsto para el 8 de agosto de 2024, cuando entrará en vigor una normativa de gran impacto para la maquinaria móvil fuera de carretera, exigiendo la estandarización a Tier 4i o Stage IIIb. Estos estándares representan tecnologías avanzadas de control de emisiones y están diseñados para reducir significativamente los niveles de contaminantes.

Mayra Lancheros, representante del ministerio del ambiente y desarrollo sostenible de Colombia, durante su intervención subrayó la importancia de estas normativas señalando que una sola máquina puede emitir 2.2 veces más CO2 que un autobús y 6.3 veces más que un camión. Estas cifras resaltan la relevancia de regular no solo los vehículos de transporte sino también la maquinaria utilizada en sectores como la construcción y la minería.

El ministerio proporcionó datos que reflejan la magnitud de este cambio: el parque de maquinaria en Colombia asciende a unas 96.000 unidades, con un 63.1% destinado al sector de la construcción.

México: enfrentando el desafío

Unos pasos más atrás México también se está preparando para presentar una nueva regulación que cambiará el panorama de la maquinaria operativa en el país. Hugo Landa, de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, ha indicado que tras un extenso trabajo la nueva norma mexicana podría publicarse en el Diario Oficial durante este trimestre.

MIRA TAMBIÉN: Las APP impulsan proyectos de gran importancia

El proceso para llegar a este punto ha sido meticuloso y participativo, incorporando reuniones con diferentes sectores, consultas públicas y la integración de comentarios para asegurar que la normativa sea representativa y efectiva. Esta regulación está destinada a actualizar y mejorar las prácticas medioambientales en relación con la maquinaria utilizada en todo el territorio nacional.

Landa proporcionó una visión detallada de la situación actual de la maquinaria en México. En un ambicioso proyecto de estimación y actualización de emisiones, se analizó la flota de maquinaria durante un periodo de 20 años. Se logró identificar más de 341000 equipos, de los cuales el 80% pertenecen al sector de la construcción.

Los datos son reveladores y señalan la necesidad urgente de acción: un 9% de la flota corresponde a la categoría Tier 0 (la menos eficiente en términos de emisiones), un 41% es Tier 1, un 36% es Tier 2 y solo un 14% alcanza los estándares Tier 3 o superiores. Estas cifras indican que la mayor parte de la maquinaria operativa en México no cumple con los estándares más modernos y eficientes en cuanto a emisiones.

Además, se destacó que el sector de la maquinaria de construcción es el principal emisor de partículas finas PM2.5, óxidos de nitrógeno (NOx) y dióxido de carbono en México.

A medida que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales de México avanza hacia la publicación de la norma, se espera un impacto significativo en la manera en que las industrias, en particular la de construcción, gestionan y actualizan su maquinaria. Este es un paso hacia un futuro más verde y una economía que equilibra el crecimiento con la responsabilidad ambiental.

Perú: trabajando intensamente

Perú está dando pasos importantes hacia la implementación de una nueva normativa que regirá las emisiones de maquinaria móvil no carretera. Durante su presentación en el seminario ‘Estrategias de calidad de aire y cambio climático en el uso de maquinarias móviles de construcción’, organizado por Calac+, Luis Alberto Guillé, director de la Dirección General de Calidad de Ambiental del Ministerio del Ambiente de Perú, comentó el detallado cronograma con el que el país está trabajando este año y el próximo.

Durante el segundo trimestre de este año se llevó a cabo la revisión del estudio de sistematización de la legislación sobre las normas de límites máximos permisibles (LMP) para maquinaria móvil fuera de carretera. Este estudio, llevado a cabo con el apoyo de CALAC+, ha sido fundamental para establecer la base sobre la cual se diseñará la estrategia de la futura normativa.

PUEDES VER TAMBIÉN: Empresas chinas gestionan siete proyectos mineros

Posteriormente, Perú se enfocó en la elaboración de sustentos basados en datos e investigaciones internacionales que ilustran el impacto de las partículas contaminantes en la salud, así como la legislación pertinente y la tecnología disponible.

Un aspecto crucial de este proceso ha sido la socialización de los avances con el sector público y la academia. Estos esfuerzos de colaboración garantizan que la normativa esté informada por una amplia gama de perspectivas y que responda a las necesidades y contextos específicos de Perú. La interacción continua con estos grupos asegura que la normativa sea recibida con una comprensión clara de sus bases y objetivos.

El proceso de aprobación de la norma está programado para completarse en 2024. Esto culminará en la propuesta de una norma finalizada que reflejará un consenso informado y un compromiso con la implementación efectiva de estándares de emisión para maquinaria móvil fuera de carretera en Perú.

Avanzando todos juntos

Si bien todavía hay mucho trabajo por hacer, el avance en las regulaciones de emisiones de equipos de construcción móviles en Latinoamérica es un reflejo del compromiso de la región con la protección del medio ambiente. Estas medidas, además de reducir la contaminación, promueven la modernización y eficiencia del sector de la construcción.

Pero lo esencial que los gobiernos continúen trabajando en conjunto con la industria para garantizar un futuro más limpio y sostenible para todos. Si bien es prerrogativa del Gobierno establecer la norma a aplicar, es extremadamente importante que los estudios se hagan de la mano del sector privado, tanto como de usuarios como de fabricantes de equipos y otras asociaciones de la industria.

Puede generar inquietud que, por ejemplo, Colombia esté apostando por Tier 4i/Stage IIIb si se considera que ya “la mayoría, si no todos, los miembros de la Truck & Engine Manufacturers Association (EMA) ya no producen motores fuera de carretera diseñados para cumplir con esas normas provisionales’”, según comenta Steve Berry, vicepresidente de asuntos regulatorios de la agrupación.

“Aplaudimos el enfoque de mejora de la calidad del aire que han adoptado algunos países latinoamericanos al adoptar las normas existentes de la EPA y la UE para motores fuera de carretera. La EMA alienta a cualquier país que esté considerando acciones para reducir las emisiones de escape de la construcción y otros equipos no viales a comunicarse con nosotros en las primeras etapas del proceso. Estamos disponibles para ofrecer nuestra experiencia técnica y regulatoria global hacia la implementación exitosa de motores limpios y eficientes”, finaliza.


Fuente: Construcción Latinoamericana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *