Soluciones para el control del polvo en proyectos de construcción minera

  • Por Costos
  • 17/05/2024
  • 0
  • 219 Vistas

Controlar el polvo en los proyectos de construcción minera contribuye a minimizar posibles problemas de salud de los trabajadores y a generar positivos incrementos en la productividad, gracias a que con ello se garantiza la seguridad para realizar adecuadamente las diferentes labores. Es decir, el control efectivo del polvo es un pilar esencial para asegurar la seguridad de los trabajadores y mantener la eficiencia operativa del proyecto.    

La minería es una actividad que genera constantemente una gran cantidad de polvo. Los diferentes procesos que implican los proyectos de construcción minera están asociados a esta problemática. Según la empresa Martin Engineering, se requieren variables para generar polvo en el ambiente, como la combinación de velocidad, fuerza del viento y material susceptible a polvo, sequedad del material, fricción, abrasión, entre otros. Estas variables, sostiene, interactúan entre sí y pueden aumentar o disminuir la generación de polvo en el ambiente, siendo las fuentes de polvo más comunes el transporte de minerales, rocas y tierra a través de camiones, cintas transportadoras u otros medios; la trituración y procesamiento de minerales; la carga, descarga y manipulación de materiales a granel; y las actividades de perforación y tronadura, voladura de rocas, excavación y movimiento de tierras.  

Por su parte, Kevin Fernandez, gerente general de la empresa Orange Industries asegura que, en los proyectos de construcción minera, las fuentes de polvo suelen ser variadas pero prominentes. Explica que el tránsito constante de camiones y vehículos pesados en las vías y caminos de acceso pueden generar una cantidad significativa de partículas en suspensión. A ello también añade la actividad de voladura, la cual es necesaria para la extracción de minerales, pero que liberan polvo y pólvora al ambiente. 

También indica que el área de chancado, conocida como área seca, “constituye otra fuente importante de polvo en estos proyectos”. “Esta fase inicial en el proceso de concentración del mineral implica la trituración del mismo, resultando en la generación de grandes cantidades de partículas que se dispersan en el aire”, anota.

IMPORTANCIA DEL CONTROL DEL POLVO 

El polvo excesivo tiene efectos negativos en diversos aspectos, los cuales pueden ser perjudiciales para los trabajadores como para el proyecto en sí. 

Exponerse prolongadamente a un lugar en el que hay abundancia de polvo es perjudicial para la salud. A decir de Orange Industries, esta situación puede generar problemas respiratorios, como bronquitis, asma, y enfermedades pulmonares obstructivas crónicas. En esa misma línea, la empresa Martin Engineering comenta que el polvo generado en la minería puede contener partículas finas que al ser inhaladas por los trabajadores pueden provocar serios problemas respiratorios, como la silicosis, y la neumoconiosis.

Orange Industries, además añade que el polvo también puede aumentar el riesgo de infecciones respiratorias y alergias. “Este es un problema que puede afectar principalmente a los trabajadores de los proyectos mineros, pero también a los habitantes de las comunidades ubicadas en la zona de amortiguación”, subraya.

Frente a esta problemática, la empresa Martin Engineering subraya que “controlar el polvo en proyectos de construcción minera es esencial para proteger la salud de los trabajadores, cumplir con las regulaciones, minimizar el impacto ambiental, reducir riesgos de seguridad, mejorar la eficiencia operativa y mantener una buena reputación corporativa”.

Pero el perjuicio para la salud del personal laboral no es la única razón por la cual es fundamental el control del polvo en estos proyectos. El impacto ambiental negativo que puede generar el polvo también es un factor importante a tomar en cuenta. De acuerdo con Orange Industries, el exceso de polvo en el ambiente puede afectar negativamente los ecosistemas circundantes al cubrir plantas, suelo y cuerpos de agua, lo que puede interferir en los procesos naturales y la biodiversidad local. Explica que el polvo excesivo también puede contribuir en la erosión del suelo y la contaminación de aguas superficiales y subterráneas, además de reducir la visibilidad del entorno, lo cual puede conllevar a accidentes. 

También es perjudicial para la maquinaria. Orange Industries explica que el polvo puede acumularse en los filtros de aire y aceite, así como en los conductos de ventilación, lo que reduce el flujo de aire y el rendimiento del sistema de refrigeración. “De igual manera, puede interferir con el funcionamiento adecuado de los mecanismos y sensores, provocando desgaste prematuro por la corrosión”, añade.

La empresa agrega que la acumulación de polvo impacta en la economía familiar, pues afecta negativamente a las actividades económicas locales, como la agricultura, la ganadería y el turismo. “Por ejemplo, se puede disminuir la productividad de los cultivos, la salud de los animales y la calidad del paisaje, lo que puede tener repercusiones en los ingresos y el empleo de las comunidades afectadas. Hay que tener en cuenta que las partículas de tierra en suspensión pueden viajar unos 50 kilómetros por acción del viento y en algunos casos hasta pueden llegar a las ciudades”, resalta.

Perú y Hong Kong cerca de un acuerdo comercial

A decir de Orange Industries, estas son las principales razones para implementar sistemas para la mitigación del polvo y evitar que se pueda convertir en una crisis ambiental. 

RECOMENDACIONES PARA DETERMINAR LA SOLUCIÓN IDÓNEA

Orange Industries indica que para identificar la solución más adecuada para un proyecto en términos de control de polvo es necesario evaluar una serie de factores clave. Anota que, en primer lugar, se debe considerar el tipo de operación que se lleva a cabo, incluyendo el uso de maquinaria, los horarios de trabajo y la naturaleza específica del polvo involucrado, que puede variar desde arcilloso hasta arenoso o limoso.

Además, las características del área circundante son igualmente importantes, como la extensión del terreno, la presencia de pendientes y las condiciones meteorológicas locales, como la lluvia, el granizo, la temperatura y el viento, así como la distancia respecto a zonas habitadas.

También es importante establecer cuál es el nivel de automatización que puede manejar el personal con el que cuenta el cliente. Por ejemplo, comenta, en el proyecto minero de HUDBAY se realizó la instalación de un sistema de riego por aspersión que debía cubrir una extensión de 10 kilómetros de una carretera de acceso. “En ese caso se decidió optar por la instalación de timers para controlar el riego en vez de sensores de humedad. Eso se debe a que con esa opción se pueden programar el momento de activación de los aspersores para que no interfieran con los horarios de trabajo de más actividad. Tomando en cuenta esos factores se puede diseñar un sistema de riego automatizado que se adecúe a las necesidades del cliente”, refiere. 

Por su parte, Martin Engineering enfatiza que para dar con la solución más adecuada para el control de polvo en un proyecto determinado, garantizando la obtención de resultados óptimos en términos de salud y seguridad, cumplimiento normativo, eficiencia operativa y protección ambiental, se debe tener en cuenta 4 factores clave:

1.- Identificar las principales fuentes de polvo en el sitio, como voladuras, trituración, transporte, etc., pues esto es crucial para determinar qué medidas de control son más relevantes.

2.- Evaluar las condiciones climáticas locales, incluyendo la temperatura, la humedad y la dirección y velocidad del viento.

3.- Investigar y evaluar las diversas tecnologías y medidas disponibles para el control de polvo, como sistemas de rociado de agua, sistemas de captura de polvo, barreras físicas, tamaño de partículas, etc.

4.- Determinar cómo cada solución de control de polvo podría afectar la calidad del producto final, ya sea mediante la adición de humedad, contaminación por químicos u otros factores.

SOLUCIONES

Martin Engineering

De acuerdo con la empresa, la solución en el control de polvo en proyectos mineros implica una combinación de medidas preventivas, tecnologías innovadoras, monitoreo ambiental y capacitación del personal. “Todo diseñado para reducir los impactos negativos del polvo en la salud, el medioambiente y la productividad de la operación minera”, manifiesta.

Asegura que para realizar el control del polvo se tiene tres principios básicos de solución: contención, supresión y/o filtración. “Para ello se debe de tener en cuenta evaluar cuales son las fuentes que generan polvo y proponer una o más de estas tres estrategias”, anota.

Añade que la empresa ha utilizado todas las estrategias en las plantas alrededor del mundo. “Ofrecemos productos de filtración que retiran el polvo en suspensión del aire y lo devuelven de manera segura a la corriente de material. También fabricamos equipos que contienen el polvo en la fuente y brindan soluciones que suprimen el polvo después de estar en el aire”, manifiesta la empresa.

Martin Engineering señala que las soluciones para el control de polvos en proyectos de construcción minera que oferta la empresa generan una amplia gama de ventajas y beneficios que afectan positivamente tanto al proyecto como a sus partes interesadas, incluyendo a los trabajadores, la empresa, el medioambiente y las comunidades locales. Entre algunas de estas ventajas destaca:

– Reducción de la exposición al polvo para mejorar la salud respiratoria de los trabajadores

– Cumplimiento con las regulaciones y estándares ambientales y de seguridad laboral establecidos por las autoridades competentes

– Mejora de la imagen corporativa

– Mejora de la eficiencia de las operaciones al reducir el tiempo de inactividad no planificado causado por problemas relacionados con el polvo, como obstrucciones en maquinaria y equipos

– Reducción de los riesgos de accidentes y lesiones asociados con la baja visibilidad y las condiciones de trabajo peligrosas 

IMAGEN 6 – Martin Engineering

Orange Industries

La solución que ofrece la empresa consiste en la implementación de sistemas automatizados de riego por aspersión. De acuerdo con Kevin Fernandez, gerente general de la empresa, este enfoque no solo reduce la generación de polvo al mantener el suelo húmedo y cohesionado, sino que también disminuye las partículas de polvo en el aire que son atrapadas por las gotas de agua que luego se precipitan a la tierra. Además, la aspersión automatizada garantiza una distribución más uniforme de agua y reemplaza el tradicional empleo de cisternas para regar las carreteras.

El servicio que ofrece Orange Industries abarca las siguientes etapas:

1.- Identificación del problema: se identifica la naturaleza de las operaciones que generan el polvo. Se realiza el levantamiento de la información necesaria (planos generales, recursos presentes, capacidad técnica del personal, etc.) que nos permita diseñar una propuesta que se adecue a las necesidades del cliente.

2.- Desarrollo de la ingeniería hidráulica: cuando la propuesta es aprobada por el cliente, realizamos el levantamiento topográfico para precisión geométrica. Se identifican la presencia de pendientes para determinar si es posible la movilización del agua por gravedad o será necesario el uso de bombas. Asimismo, se establece las características del sistema de control y la distribución de las tuberías e implementos que conforman el sistema de aspersión.

3.- Implementación de sistema de aspersión: la empresa señala que cuenta con los equipos (máquinas de termofusión, electrofusión, extrusoras, etc.) y el personal (ingenieros agrícolas, ingenieros de instrumentación, técnicos certificados en normas DVS y ASTM) necesario para realizar las tareas de instalación de tuberías, sistemas de sujeción, dispositivos de automatización y demás componentes.

4.- Pruebas de funcionamiento y control de calidad: se realiza la puesta en marcha gradual del sistema de aspersión. Realizamos pruebas de control de calidad por tramos para verificar fugas, presurizado y asegurar un funcionamiento adecuado hasta llegar a las presiones de trabajo calculadas que normalizan el sistema de aspersión.

5.- Entrega de documentos finales: se proporcionan copias del manual de operación y un plan de mantenimiento periódico que permitirá contar con una operatividad continua del sistema.

La empresa asegura que además de los beneficios ambientales y para la salud, los sistemas automatizados de riego por aspersión constituyen soluciones que al largo plazo ofrecen un retorno favorable de la inversión inicial. De acuerdo con Orange Industries, este método de control del polvo genera las siguientes ventajas económicas tangibles.

– Ahorro considerable en costos operativos. Con la implementación de un sistema de riego automatizado se reduce la necesidad de alquiler de maquinarias (camiones cisternas) y el consumo de combustible.

– Funcionamiento sostenible: los implementos de los sistemas de riego por aspersión tienen un bajo mantenimiento y es posible mantenerlo funcionando eficientemente a largo plazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *